Salut Mental i Animals de Companyia.

Raúl Hueso, del projecte Espacio Ítaca, ens acompanyarà a aprendre com podem viure un bon procés d'adaptació i ens dirà què cal que tinguem en compte quan volem incorporar un ésser viu no humà a casa. 

També coneixerem l'Aleix Jordà Vila, que ens explicarà com ha canviat la seva vida des que va decidir treballar acompanyant gossos i les seves famílies amb el seu projecte Passegem per Girona, i ens donarà alguns consells per a cuidar-los i cuidar-nos millor. 

Quan és adient introduïr un animal de companyia en una llar a on hi convisqui una família amb menors o adolescents? I com ho hem de fer per assegurar-nos una bona adaptació?

I si tenim alguna persona familiar diagnosticada en salut mental?

Las mascotas, aportan alegría y cariño, no juzgan ni nos cuestionan, no se ríen de nosotrxs. Tampoco nos discriminan por nuestro aspecto físico o por los errores cometidos.

Según varios estudios, algunas de las aportaciones de las mascotas a nuestra salud mental son:

  1. Evitan el sentimiento de soledad; estimulando el contacto físico y la comunicación.

  2. Ayudan a sobrellevar los procesos depresivos. Son un buen motivo para levantarse de la cama, sirven de desahogo (las personas les cuentan sus inquietudes).

  3. Aumentan el sentimiento de felicidad. Incremento de oxitocina y disminución de cortisol.

  4. Reducen el estrés, la ansiedad y la depresión. Medido a través de mediciones en las ondas cerebrales tras el contacto con la mascota. Se recomienda acariciarlas, jugar, pasear, hablar con ellas.

  5. Aumentan el sentido de la responsabilidad. Debido a su necesidad de cuidado. Enseñan a plantearnos responsabilidades. Crecer con una mascota es una oportunidad para enseñar a ser responsable y a respetar a los animales, despertando además los sentidos de los niños. Además de facilitar la vinculación emocional y la empatía.

  6. Mejoran la vida social. Sacarles a pasear es una buena excusa para conocer a gente.

  7. Refuerzan la autoestima. Incluso hay estudios que relacionan la mejora en la capacidad lectora en casos en que los niños leían a sus mascotas, ya que se sentían más seguros y confiados en su presencia.